Volando entre paredes

Volando entre paredes

agosto 11, 2017

No hay suficiente silencio...



No hay suficiente silencio
para mi silencio.
En las cárceles y en los conventos
en las iglesias y en la noche
no hay suficiente silencio
para mi silencio.
Los amantes en el cuarto.
Los ratones en la pared.
La nena
en los largos pasillos del colegio.
Todos los perros perdidos
por los que he sufrido
quiero que sepan:
mi silencio es más grande
que toda soledad
y que todo silencio.

Hilda Hilst