Volando entre paredes

Volando entre paredes

julio 31, 2017

pragmatismo




Se me dijo que yo llevaba la tristeza por dentro.
Al principio, seguí rigurosamente las instrucciones.
Me tomaba las pastillas, salía a caminar y hablaba con mi madre por teléfono.
Como ningún antídoto servía, deduje que cuando se nace con la tristeza por dentro,
 es mejor no perder el tiempo en ilusiones.
Tiré, por inservible, el frasco de pastillas, y caminé sin anestesia.
Vivo tranquilamente, sin vanas pretensiones.
Incluso, a veces, percibo una alegría serena.
Huyo de las lunas llenas, duermo en demasía,
y, cuando es menester, busco un espacio cómodo  y una caja de pañuelos.
-
Lilián Zulima González


-