Volando entre paredes

Volando entre paredes

junio 21, 2017

Hacía mucho tiempo



 Hacía mucho tiempo que no veía una mirada de amor intenso en los ojos
 de una muchacha. Hace poco vi una, y lamentablemente no estaba dirigida
 a mí, sino a la muchacha que caminaba a su lado por la vereda.
Dije "lamentablemente", y no es verdad. Me alegró ver esa mirada de amor;
me alegró por el amor, y por las muchachas.
Y también me alegró por mí, por el hecho de que no me estuviera destinada.
Me habría asustado. Para soportar esa intensidad hay que tener catorce años.

 Mario Levrero, de  “Irrupciones”