Volando entre paredes

Volando entre paredes

abril 02, 2017

Triste, mi corazón



Triste, mi corazón, como los ángeles
que sólo son cenizas estelares,
polvo de las galaxias más oscuras.
consunción de cánticos ausentes.

Mis manos me acompañan hasta el bosque
donde una vez estuvo tu fulgor
de pronto recobrado por los ávidos poderes
de la nada y de lo nunca.

Me caigo en torno mío y me deshago
de un montón de letras en que apenas
tu nombre de amatistas y de muérdago,
Bronwyn, no se desgasta con el tiempo.


J. Eduardo Cirlot