Volando entre paredes

Volando entre paredes

abril 17, 2017

El dios abandona a Antonio



Cómo, de pronto, a medianoche se oiga
un invisible cortejo pasar
con maravillosas músicas, con voces,
tu suerte que se rinde ya, tus obras
que fracasaron, los planes de tu vida
que resultaron extravíos, no deplores inútilmente.
Como preparado hace tiempo, como valeroso,
despídete de ella, de Alejandría que de va.
Sobre todo no te engañes, no digas que era un
sueño: que se equivocó tu oído:
en vanas esperanzas tales no consientas.
Cómo preparado hace tiempo, como valeroso,
cómo lo que acorde es contigo, que fuiste merecedor de una ciudad tal,
acércate con firmeza a la ventana,
y escucha con emoción, pero no
con las súplicas y las quejas de los cobardes,
como un goce último de sonidos,
los maravillosos instrumentos del misterioso cortejo,
y despídete de ella, de la Alejandría que pierdes.


C. P. Kavafis