Volando entre paredes

Volando entre paredes

diciembre 13, 2016

Jueves

Crecer de prisa para que el corazón
no nos alcance,
para que el destino inunde
de salamanquesas la noche y de pájaros
muertos. Es algo que contemplas
por última vez, la capacidad
de haber querido, rota.
Si algún día fuiste libre
de decidir que el sentimiento
era de otro, nunca tu boca
se pareció tanto a mi boca.
Si creyeras del todo en los lugares
sagrados para mí ( el río, la casa
vieja, Ceide, la huerta del abuelo),
no fatigarías más con reproches
al tiempo. Basta
haber sobrevivido hasta hoy.
Un jueves triste.

Luis Miguel Rabanal, "Diez poemas para leer ( y amar) detrás de los saúcos ".