Volando entre paredes

Volando entre paredes

noviembre 22, 2016

Habitación desnuda

El día que tú quieras 
me llamas y nos despedimos un poquito 
compartimos el portal y nos hacemos 
un nudo en la garganta,
uno de esos nudos que te dejan sin habla 
de los que llenan el cuerpo de viernes 
y caracoles,
o si lo prefieres
nos confiamos un secreto 
y la pasión por Nicaragua,
el misterio de las 39 rosas rojas
y ese color que nunca tuvo la tristeza.
El día que tú quieras me atas a la cama y nos 
despedimos 
de lo poéticamente correcto 
y en lugar de escribir versos nos tatuamos un
delirio
o dejamos pasar el tiempo y reventamos de
utopía 
este momento de carne, sudor y risas.
El día que tú quieras 
mientras alguien intenta explicar este poema 
nos casamos con la vida y engañamos al 
mundo 
como el mundo engaña al hombre
y el hombre a los caracoles.


Ubeto Stabile