Volando entre paredes

Volando entre paredes

junio 06, 2016

una luz

una luz
 puede ser
 una grieta
 en el dolor
 o un muro
 que ciega
 la rabia
 propia.
la umbría
 puede ser
 la cicatriz
 cerrada
 o la envidia
 traspasando
 el corazón.
¿cómo saber
 medirse
 si no es entre
 luz y sombra
 al mediodía
 del perdón?
sólo se puede
 perdonar lo imperdonable.
 ni olvidar, ni reincidir.
 lo tóxico,
 salga de uno,
 salga del otro,
 hay que alejarlo
 para siempre.
el don de escuchar
 y de repensar
 lo dicho
 o lo vivido
 enseña a
 rectificar
 uno, y no juzgar:
 ni claridad
 ni opacidad,
 es cuestión
 quizá de oído
 musical;
 saber dónde
 situarse
 y con quien,
 más allá
 de la luz
 o la penumbra
 es un arte.
pido perdón
 por lo imperdonable
 que haya hecho
 que yo ya he perdonado
 lo irreparable, lo indecible,
 para salud
 de aquellos y de mí.
 cómo se aproveche
 el don, la gracia,
 ... sólo por uno
 mismo se puede
 responder.

V. G.