Volando entre paredes

Volando entre paredes

junio 24, 2016

No había nadie


 Cuando
 pregunté no había nadie
 y resultó que tampoco
 estaba yo cuando empezó el insomnio
 y me tuve que perder la aurora
 —encendida para nada
 pues nos quedamos dormidos
 a la orilla de los ríos
 y delirando en espera
 de la explosión de las fuentes
 (casi siempre en otra parte
 donde tampoco hubo nada).
 Como polvo atrapado en la sombra
 para no delatarme
 acudí en secreto a ejecutar mi lengua.
 Mordía el aire sin pronunciarte.

Miguel Veyrat, "Aurora en siete puntos"