Volando entre paredes

Volando entre paredes

septiembre 19, 2015

Soneto VII

 El mundo me parece tan distinto
 desde que oí los pasos de tu alma
 muy leves, sí, muy leves, a mi lado,
 en la orilla terrible de la muerte
 donde yo iba a anegarme, y me salvó
 el amor descubriéndome una vida
 hecha música nueva. Aquellas hieles
 destinadas por Dios quiero beber,
 cantando su dulzura, junto a ti.
 Los nombres de lugar son diferentes
 porque estás o estarás aquí o allá.
 Y ese don de cantar que yo amé tanto
 (los ángeles lo saben) me es querido
 sólo porque hace resonar tu nombre.


Rainer Maria Rilke_Élisabeth Barrett Browning (1806-1861)



No hay comentarios: