Volando entre paredes

Volando entre paredes

julio 07, 2015

EL DESCANSO DEL HÉROE


Lo que más molestaba
 a Teseo -motivo suficiente incluso para un abandono
 sin excesos sutiles-
era saber que, sin ella,
nunca hubiera desatado el laberinto,
 nunca sido héroe,
 nunca vencido fieras ni fantasmas.

Muchacho,
dijo el minotauro atravesado,
 eres el más grande de los héroes,
 tremendo truco el hilo.

Y mientras el monstruo se desangraba,
afligido por la duda de su mérito Teseo
comprendió
que ya
no iba
a amar a Ariadna.

Laura Casielles