Volando entre paredes

Volando entre paredes

mayo 18, 2015

Variaciones sobre el olvido



El pasado es siempre una morada. Cuando nos mudamos al presente, a veces alimentamos
la ilusión de que cerrando aquella casa con tres candados (digamos perdón, la ingratitud o
el simple olvido) nos vamos a ver libres de ella para siempre. Sin embargo, no podemos
evitar que una parte de nosotros quede allí, coleccionando goces o rencores, transmutando
los momificados hechos, en delirios, visiones o pesadillas. Esa parte de nosotros que allí
queda nos llama cada tanto, nos hace señales, nos refresca viejas primicias, y todo ello porque
es la primera en saber que no nos conviene abandonarla, hacer de cuenta que nunca existió.
El olvido es, antes que nada, aquello que queremos olvidar, pero nunca ha sido factor de avance.
No podremos llegar a ser vanguardia de nada ni de nadie, ni siquiera de nosotros mismos, si irresponsablemente decidimos que el pasado no existe.


Mario Benedetti