Volando entre paredes

Volando entre paredes

febrero 20, 2015

Humildad


No puedo impedir al día que dure veinticuatro horas.
Sólo puedo decir:
perdóname por lo que dura el día.
No puedo impedir que de los gusanos salgan mariposas.
Sólo puedo pedirte perdón
por el gusano, por la mariposa.
Perdóname si la flor se hace fruto,
la semilla árbol.
Perdóname que las fuentes se hagan ríos,
los ríos mares, los mares océanos.
Perdóname que los amores se conviertan en recién nacidos,
los recién nacidos en soledades, las soledades en amores...
Nada. No puedo impedir nada.
Todo obedece al destino sin consultar conmigo,
ni el último grano de arena, ni mi sangre.
Sólo puedo decirte:
perdóname.

Ana Blandiana
 

No hay comentarios: