Volando entre paredes

Volando entre paredes

febrero 04, 2014

Invierno

         

 Veinticinco de enero y tú te has ido.
Las sábanas se han transformado en un nudo
que cuelga oscilante de mi memoria.
La habitación empequeñece y falta el oxígeno.
Ni rastro de tu asomo.
La cama se ha llenado de vacío.
El gélido cristal de la mañana
deshace un corazón noctámbulamente expuesto.
Sólo queda de ti el humo de los candelabros.
Un riel de despedidas siembra el suelo de huellas.
No has dejado una nota,
un hasta luego,
ni siquiera desprecio.
Has cerrado la puerta por fuera
con el adiós certero de un abandono.

Inácio Goldaracena


Publicado en de