Volando entre paredes

Volando entre paredes

octubre 18, 2013

VIII

VIII

Estas manos que no existen
han querido alguna vez
hartarse de vida
y separar las horas
de modo que se noten
su hastío y su mesura.
Este cuerpo
deforme y desquiciado
apuró su copa de veneno
y se tendió desnudo
al caer la tarde
y vivió más deprisa.
Todo se reduce
a un cierto pesimismo
que habla por nosotros
y nos cubre con el lúgubre barro
de los días crueles.

Luis Miguel Rabanal

No hay comentarios: