Volando entre paredes

Volando entre paredes

septiembre 17, 2013

El espejo equivocado

Pisa sin esfuerzo,
silenciosa como la tormenta,
tiene alas de plata
y oscuros ojos grises.

Su amor es ineludible,
en sus roces la frescura del sueño,
me eligió mientras pasaba
al lado de otros.

¡No huiré y no olvidaré!
Para entregar las flores más dulces
esperaré firmemente
el milagro alegre de la muerte.


Cherubina de Gabriak