Volando entre paredes

Volando entre paredes

junio 19, 2013

Casa de silencio

Nada ha cambiado en el transcurso
de los días.
La silla que espera ser sentada a la mesa al dar
las tres.
Los reflejos adivinando en el azogue la mirada
que allí les condenó.
Todo es sombra tras las puertas  de una casa
que la vida desahucia.
La pintura cuarteada, vidrios opacos,  un plato roto
en el último estertor.
No se han descorrido los visillos desde entonces, ninguna
mirada roba la intimidad de las aceras, ningún
eco tropieza en la pared.
Habitada está la casa de silencio, la lámpara sin luz,
los muebles cubiertos por el polvo.
Risas y juegos ya no suben la escalera tropezando
emociones, ni anidan pájaros bajo la curva de las tejas.
Sólo una grieta alza la voz en la fachada, exhibe
su dolor.




No hay comentarios: