Volando entre paredes

Volando entre paredes

enero 18, 2012

De azul atlántico

¿Sigues a bordo del Winnipeg rumbo a un puerto seguro?

El Átlántico es demasiado grande.
De azul tan inmenso que atrae a sus confines y envenena el sentir del navegante.

Una vez lo crucé en un pájaro de hierro y, desde arriba, parecía una alfombra de sueños esperando cumplirse.
Un presagio ondulante y certero del futuro, ese que sólo existe hoy.

Consta en mi memoria que te angustia la falta de aire... pero no has de temer... el tuyo es un viaje amable que boga sobre el tiempo.

Tampoco te inquiete que, igual que a Ulises, el canto de sirenas te distraiga alejándote del puerto al que buscas arribar.
No existe hechizo ni espejismo que logre disuadirte de tu empeño.

En la presente, te adjunto besos de espuma y de sal con reflejos ineludiblemente azules...

ángela

desde el fondo del mar