Volando entre paredes

Volando entre paredes

enero 23, 2012

Alabanza tuya

Es malo que haya
 gente imprescindible.
No es muy buena
la gente que a sabiendas
se vuelve imprescindible.
La fruta
ha de continuar atesorando sol,
no ha de menguar la fuerza del torrente
si por acaso un día
se pierden unos labios.

Pero
- y este pero me abrasa-
no puedo
decir que sea malo
que tú seas imprescindible.

Jorge Riechman