Volando entre paredes

Volando entre paredes

mayo 09, 2011

Aun merece la pena...

Porque suena el teléfono, un número desconocido, se han equivocado, seguro, casi las 11 de la noche. Al otro lado un interrogante con tu nombre, se identifica, y te ofrece su ayuda, disculpándose porque no ha podido leer antes la nota que dejaste, y el tiempo llega a su límite, igual que tú, pero aun puede ser, porque quiere, y no te recuerda bien, o te lo quiere hacer creer para pasar por alto los momentos comprometidos que en nada te ayudarían, y sigue su voz tranquila y te escucha para calibrar tu estado, y vuelve a repetir lo que hará, una vez, otra más, y te da esperanza, sin apenas conocerte, pero se ha tomado la molestia, aun fuera de su horario, con todo lo que tiene que hacer, con lo importate que es, y sin apenas recordarte...