Volando entre paredes

Volando entre paredes

18 feb. 2020

16 feb. 2020

probabilidades


La vida se ríe de las probabilidades y pone palabras donde
imaginamos silencios y repentinos retornos cuando pensamos
que no nos volveríamos a encontrar

José Saramago




larga vida



El drama de quien alcanzó la promesa de una larga vida
es la soledad de estar vivo en una vida que ya murió.

ElianeBrum-periodista

(C) EvaggelosRigas


estoy aquí



I... am... here

© Menoevil


lo que sé del amor


Lo que sé del amor lleva tu nombre:
cinco letras a fuego y una herida
que si bien no supura, permanece
en la piel y se hace más profunda.

Lo que sé del amor lo sé solo por ti:
de tu boca lo escucho
           y lo leo en tus ojos
                  y en tu cuerpo quebrándose
                           y en la luz de tu voz.

Lo que sé del amor antes era un vacío
que ahora llenan las letras con que invoco tu nombre
y la herida que besas para que nunca sane.

Sólo sé del amor cuanto me has enseñado.

José Gilabert


15 feb. 2020

el dolor


He perdido todo...
Y ya nunca podré
desmemoriarme en un grito.

Y heme aquí perdido
en el infinito de las noches.

La vida no me es ya,
detenida al final de la garganta,
más que una roca de gritos.

Giuseppe Ungaretti, “El dolor”




desde donde partí



al final,
cuando me encuentre sobre un andén
de trenes que no paran,
de viajeros
que miran sin decirme adiós
                                       con las manos

habré llegado
hasta donde siempre estuve:

al niño descalzo que contempla la lejanía
temblando en la playa

al borde de la vida,
               a la urna de la espera.

al final, cuando la desnudez
sea otra vez inicio
pido morir como mueren los mendigos:
meciendo la soledad del mundo
                                en el hueco de la mano.


Hugo Mujica, “Noche abierta”








14 feb. 2020

nada del amor


Quien no ha conocido la ausencia no sabe nada del amor.
Quien ha conocido la ausencia ha tomado conocimiento de
su nada - de ese conocimiento lejano que hace temblar a las
bestias al acercarse a su muerte.

Christian Bobin, “Un simple vestido de fiesta”



13 feb. 2020

Un día


Un día estaré muerto y no sé bien
si entraré en esa tumba en donde hay tantos.
El último, mi padre. No cabían las asas
y hubo que romperlas y ponerlas encima
de su ataúd. Eran las portezuelas
de ese cielo en que crees, en que él creía.
De los otros que hay dentro piensa que
unos se detestaban entre sí,
otros se malquerían simplemente,
que mi abuela fue tierna, pero su tío, abyecto.
La muerte de mi padre obró el milagro:
la familia está unida al fondo de este nicho
revuelta en una bolsa de plástico celeste
que algún sepulturero cerró mientras silbaba.
Yo diseñé la labra de su lápida
y le mandé grabar nombre y dos fechas.
Ya sabes, entre ellas, los días fueron suyos.
Los otros escribí con letra más pequeña.
Benditos sean todos cuando la lluvia roce
el alero de tejas saledizas
y gotee sobre el guijo que pisamos.
Permite ahora que bruña con mi paño el granito
y deje, arrodillado, mi lámpara de aceite,
porque en cuanto me pueda levantar,
de seguro tendrás que sostenerme.

Rafael Fombellida, “Violeta Profundo”



Retrato de una mujer en llamas


Marianne: Tu madre te dejará salir sola mañana. Serás libre.
Héloïse: ¿Ser libre es estar solo?
Marianne: ¿No lo crees?
Héloïse: Te lo diré mañana.

Héloïse: En soledad, sentí la libertad de la que hablaste.
Pero también sentí tu ausencia.













https://youtu.be/kccH339piwA




12 feb. 2020

cinco minutos de silencio


cuando regreses a las islas Feroe guarda cinco minutos
de silencio por todas las ballenas que mataron los que
creyeron que reposarían en paz

ángela ar