Volando entre paredes

Volando entre paredes

mayo 27, 2018

mayo 26, 2018

He salido al mundo



He salido al mundo, una bruja poseída,
rondando el aire negro, más valiente por ello;

He encontrado las cuevas tibias del bosque,
las he llenado de sartenes, esculturas, estantes,
de armarios, sedas, de incontables bienes;
he preparado la cena para gusanos y elfos:
llorando, aullando, ordenando lo que estaba mal.
A una mujer así no se la comprende.

Yo he sido de ésas...

Anne Sexton




- Anne Sexton

para explicar el arco iris



Quizá haya una fórmula química
para explicar el arco iris
pero yo prefiero sentirlo,
mientras empieza a caer sobre mis hombros
una lluvia fina
y se oye un siseo de álamos
y la tarde sigue siendo promesa.

Sol Gómez Arteaga



y volver a tu lado cada tarde



cada mañana nueva muero un poco

(una muerte interior
psicosomática
mera filosofía del calvario
 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . nada que ver
con aquella otra muerte de palabras
terribles
 . . . . . . . metotrexato     recidiva     aftas
 . . . . . . . quimio     terapia génica     resiste
 . . . . . . . porcentajes     probabilística de vómitos)

a su manera
esta muerte también es metastásica y esdrújula
pero no duele
o el dolor es distinto

ver las cosas de casa
de madrugada inertes
y la puerta como boca de lobo
que se abre y me conduce
de golpe
al silencio exterior
 . . . . . . . . . . . . . . . como si todo
se hubiera congelado

apenas dos minutos
después cuando mi coche
entra en la gris hilera de autozombies
es cuando resucito comprendiendo
que una jornada más de plusvalía
de engordar a un canalla
y aumentarle su cuenta a un miserable
es el destino de hoy
un día más un repetido
dolor acumulado en las hendijas
de mi obrera inacción
y mi terca esperanza

es así
cada día
cinco días en semana
que resisto esta muerte repetida
en la confianza
de otro mundo posible

y volver a tu lado cada tarde


Paco Moral



recorreremos juntas



Recorreremos juntas los caminos del verso,
la fluidez secreta de las manos,
los líquidos del tiempo dos con dos.
Nada podrá quitarnos este aroma tan íntimo,
este saber tan sándalo, tan dulce,
este sentir tan hoy, tan ahora, tan antes,
tan por siempre jamás.

¿Y dónde vivirán los inmortales?
-nos van a preguntar los conformistas-
ellos piensan que tú y yo lo sabemos,
que el misterio es de luz para nosotras,
no pueden comprender que la belleza
la vamos descubriendo día a día,
la piel contra la piel, palabra tras palabra
humedecida y libre
en las bocas del beso.

Nieves Alvarez



mayo 25, 2018

Confundidos



Lo que sucede con el dolor
es que no tiene bordes,
y al bordearlo nos duele.

Lo que sucede con el hambre
es que no tiene dueño,
y al dominarla nos come.

Lo que sucede con la sed
es que no tiene rostro,
y no podemos verla.

Y la llamamos poesía.
Y al beberla nos abrasa,
y al abrasarnos nos calma.

Alfonso Brezmes



Tal vez la tierra flote



Tal vez la tierra flote,
no lo sé.
Tal vez las estrellas sean figuritas de papel
cortadas por una tijera gigante,
no lo sé.
Tal vez la luna es una lágrima congelada,
no lo sé.
Tal vez Dios sea una voz profunda
que un sordo oye,
no lo sé.

Tal vez no soy ninguna.
Es cierto, tengo un cuerpo
y no puedo escaparme de el.
Me encantaría volar lejos de mi cabeza,
pero sobre eso no hay discusión.
Está escrito en la tabla del destino
que permanezca acá, metida en esta forma humana.
Siendo ese el asunto,
quiero llamar la atención sobre mi problema.

Dentro de mí hay un animal
que me agarra el corazón,
un enorme cangrejo.
Los médicos de Boston
metieron mano.
Probaron con escalpelos,
agujas, gases venenosos y todo eso.
El cangrejo persiste.
Es un gran peso.
Yo trato de olvidarlo, me ocupo de mis cosas,
cocino el brócoli, abro libros cerrados,
me cepillo los dientes, me ato los zapatos.
Probé con la plegaria,
pero cuanto más rezo más aprieta el cangrejo
y el dolor aumenta.

Una vez soñé,
tal vez fue un sueño,
que el cangrejo representaba mi ignorancia de Dios.
Pero ¿quién soy yo para creer en los sueños?

Anne Sexton



mayo 24, 2018

Este sabor de lágrimas



Gris y más gris. No estás, y yo estoy triste
de una tristeza apenas explicable
con palabras, y de una imperturbable
soledad, que por ti nace y existe.

Siempre de gris, mi corazón se viste:
polvo y humo, ceniza abominable,
y la envolvente bruma irrenunciable
que estaba ayer. Y hoy. Y que persiste.

Gris a mí alrededor. Contra mi mano
la nube espesa se va abriendo en vano
porque el fuego que soy, no está encendido

y hay niebla en lo que miro y lo que toco.
Ah, yo no sé... Tal vez te odio un poco
porque está gris, y llueve, y no has venido.

Julia Prilutzky







despedida



cada día regresaré al lugar donde fuimos nosotros
mis pasos caminarán  tu corazón
sabrás
sabré
hasta que volvamos a encontrarnos
en otra vida o al final de
los tiempos
quien ama lo sabe

ar









Na Me Thimasai (Remember me)




Remember me
Maybe again tonight you'll appear,
Passing through my dreams
To tell me that you loved me
And in a hurry, you'll run away from me
Maybe tonight I'll tell you
The biggest secret that I've hidden from you
I know that time has passed
I know that everything is different
But look, I miss you
Remember me in the way that you used to love me
And I'll grant you my hidden kisses
And if I can't see you the nights that you're alone
I'll become wind and air so I can touch you
Maybe again tonight I'll hear you in the silence,
Whispering,
Old songs that we listened to together
So you can torture me
Maybe tonight I'll tell you
The biggest secret that I've hidden from you
I know that time has passed
I know that everything is different
But look, I miss you
Remember me in the way that you used to love me
And I'll grant you my hidden kisses
And if I can't see you the nights that you're alone
I'll become wind and air so I can touch you.

Nikos Vertis

(en memoria de Cancela, que camina el corazón desde la sombra)








dame




dame
tu piel más fina
la de la esquina de tu labio de abajo
los rincones donde te busca el vendaval
los escondidos
la palma de la mano abierta como un guijarro quebrado por los siglos
y tus piernas columnas
tallos
faros que me guían

dame
para arrancar la mañana saliva y sangre dame
razones
desiertos
una pared con tu grito
una vereda con pasos en la arena
dame
la sombra que encuentres en el camino
dame
si quieres
agua para mi garganta fatigada
dame
si lo deseas solo si lo así lo quieres no es preciso
nada especial apenas
tu voz de fogata susurrada

y si nada te queda
si estás vacía y nada nuestro ya te pertenece
dame
el hueso hueco del pájaro
como un pífano sin salidas para el aire
dame
bandadas que me recorran que me alivien dame
piedras de río
piedras lavadas por un agua de siglos dame
el pan de la mesa y la mesa nuestra
y si ya no queda mesa para el pan
el pan nuestro
el pan de todos
dame
tu fuerza para salir a buscarlo dame

dame
un momento de risa
y a cambio de todo lo que me des
prometo
no soltarte nunca de mi mano

Paco Moral



es grande



es grande la distancia que nos separa
hoy todo es grande
los pequeños detalles parece que no ocupan
lugar
un beso en la arruga del corazón
la mano de mi madre en un pliegue del
alma
miedos y decepciones
el rayo de luz que atraviesa la canica de
cristal
el sonido sordo de tus pasos en dirección
contraria

hoy todo es demasiado grande para mí
que nada soy

ar

La mujer rota



Los recuerdos más lejanos parecen siempre los más hermosos.

Simone de Beauvoir, “ La mujer rota”

(aplícalo a todos por igual) nota de administrador

Tengo un pozo de arsénico



Tengo un pozo de arsénico
para estas ocasiones,
por compasión lo dejo abierto .
Tal vez la mujer del pelo rojo
quiera nadar un rato conmigo
una de esas noches
en que el mundo y sus ficciones
nos atacan entre tinieblas
sin decir una sola verdad
ni dejar un claro espejo para perdernos .

Jali@s '018



mayo 23, 2018

Stop worrying



Stop worrying about growing old. And think about growing up.

(Deja de preocuparte por envejecer. Piensa en crecer).

Philip Roth

si no fuera por las rocas



Si no fuera por las rocas en su cama, el arroyo no
tendría ninguna canción.

Carl Perkins


mi infancia



mi infancia no fue
azul
ni infancia

ar


Puente en el sur




Ayer he recordado un día de claro invierno. He recordado
un puente sobre el río, un río robándole azul al cielo.
Mi amor era menos que nada en ese puente. Una naranja
hundiéndose en las aguas, una voz que no sabe a quién llama,
una gaviota cuyo brillo se deshizo entre los pinos.
Ayer he recordado que no se es nadie sobre un puente
cuando el invierno sueña con la claridad de otra estación,
y se quiere ser una hoja inmóvil en el sueño del invierno,
y el amor es menos que una naranja perdiéndose en las aguas,
menos que una gaviota cuya luz se extingue entre los pinos.

Jorge Teillier, “Ángeles y gorriones

...porque mañana es tarde.




Hoy es siempre todavía, toda la vida es ahora. Y ahora, ahora es el momento de
cumplir las promesas que nos hicimos. Porque ayer no lo hicimos, porque mañana
es tarde. Ahora.

Antonio Machado



Descreación



Hecho el mundo
llegó el hombre
con un hacha
con un arco
con un fusil
con un arpón
con una bomba
y armado de pies
y manos
de malas intenciones y de dientes
mató al conejo
mató al águila
mató al tigre
mató a la ballena
mató al hombre.

Homero Aridjis



siempre



siempre, siempre, quedarán cicatrices


DMM





morir



Morir es descuidar vigilia y darse
así, como si nada
fuera capaz de contener la sombra
final: silencio al cabo y hasta nunca

Luis Miguel Malo Macaya



modos de ser



La persona humilde entiende que se equivocó, pide disculpas y
arregla el error. La persona hipócrita se equivoca, niega el error
y trata de ocultarlo. La persona arrogante nunca admitirá que se
equivocó y acusará a los demás...

~( - )~

(de un texto cuyo título no recuerdo)






quien sabe ver



para el que sabe ver todo es doloroso

R. C.



quien ama



Quien ama nunca sabe lo que ama, ni sabe porqué ama, ni lo que es amar...
 Amar es la eterna inocencia, y la única inocencia es no pensar...

Fernando Pessoa

mayo 22, 2018

la ventana



 la ventana: ¿no es donde la casa sueña ser mundo?

Mia Couto

yo vivo en el origen



Yo vivo en el origen del invierno,
con el compás lejano, de lo que no ha llegado a ser,
apagando el candil que alumbra la mirada  de las llanuras
y socorre el recuerdo de los habitantes pensados…

… y sólo visito lo que entraña el olvido.
Soy ceremonioso ante las visiones que paralizan la arena,
porque quiero congregar las sombras y hacer pájaros;
pájaros incompletos que sean el eco de la ciudad cuando
murmullo,
que traiga la respuesta que necesita tu respiración para respirarme.

Guillermo Bedregal, “Yo vivo en el origen”



qué




¿la felicidad?

una hoja que se desliza 

hacia dónde irá 


ar



Lo estoy diciendo a gritos



«Lo estoy diciendo a gritos: Faltan puentes.
Lo principal de todo son los puentes.
(Colgantes, subterráneos, levadizos.)
Hagamos puentes, puentes, puentes.
Y no me escucha nadie.  Y así estamos.»

Ángela Figuera Aymerich. "El grito inútil". Colección Genialogías
 (Ediciones Tigres de Papel



ritmos de vida




Son en lo básico dos:

El ritmo binario, compuesto
por un trabajo normal
y una afición peregrina

léase ingeniero informático
+
numismático.

El ritmo ternario, basado
en un trabajo raro,
una afición por completo normal,
y una inquietud mal definida,
pongamos que hablo de mascotas...
ejemplo: enfermera con perrito
sensibilizada por los problemas de la etnia masai.

En ocasiones, cada vez con más frecuencia,
irrumpe el modelo polirrítmico, personas
que nunca tienen bastante con nada, y cuya
propensión extrema a la hiperactividad
los aboca a ser carne de cañón
para coachings, psiquiatras y poetas.

Cierto que la música amansa a las fieras, aunque
este particular pueda quedar desmentido
por un frenético Bethoveen o una banda mortuoria de jevi.

Excrecencias de un mundo que se disgrega cada día más,
descerebrado, patético y encantador.

*
Manolo Marcos



mayo 21, 2018

yo digo



Yo digo mis secretos, pero callo mi misterio.

 José Lezama Lima



¿Cómo seré



¿Cómo seré
cuando no sea yo?
Cuando el tiempo
haya modificado mi estructura,
y mi cuerpo sea otro,
otra mi sangre,
otros mis ojos y otros mis cabellos.
Pensaré en ti, tal vez.
Seguramente,
mis sucesivos cuerpos
-prolongándome, vivo, hacia la muerte-
se pasarán de mano en mano
de corazón a corazón,
de carne a carne,
el elemento misterioso
que determina mi tristeza
cuando te vas,
que me impulsa a buscarte ciegamente,
que me lleva a tu lado
sin remedio:
lo que la gente llama amor, en suma.

Y los ojos
-qué importa que no sean estos ojos-
te seguirán a donde vayas, fieles.


mayo 20, 2018

son mis voces cantando



Son mis voces cantando
para que no canten ellos,
los amordazados grismente en el alba,
los vestidos de pájaro desolado en la lluvia.

Hay, en la espera,
un rumor a lila rompiéndose.
Y hay, cuando viene el día,
una partición de sol en pequeños soles negros.
Y cuando es de noche, siempre,
una tribu de palabras mutiladas
busca asilo en mi garganta
para que no canten ellos,
los funestos, los dueños del silencio.

Anillos de Ceniza

Alejandra Pizarnik

mayo 19, 2018

Me importa



Me importa.
Siempre me importa.
Este es mi problema.

C. Y. T.





¿quién dijo



¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí la sed,
hasta aquí el agua?
¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí el aire,
hasta aquí el fuego?
¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí el amor,
hasta aquí el odio?
¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí el hombre,
hasta aquí no?
Sólo la esperanza tiene las rodillas nítidas.
Sangran.

 Juan Gelman



Toda la tierra



Toda la tierra es una sola alma,
y somos parte de ella.
No podrán morir nuestras almas.
Cambiar, sí que pueden;
pero no apagarse.
Somos una sola alma
como hay una sola Tierra.

Abel Kurüuinka, cacique mapuche.



mayo 18, 2018

El negativo



Revelar el reverso de las palabras
Como el negativo de una imagen perdida.
Apriete el arco hasta el crujido de la madera
Por atreverse a bajar el tiempo:
Queriendo detener la lágrima sola que cae
Desde la hoja de sauce hasta el aigüerol.

Josep Checo, "Piel del alma”






a menudo



A menudo, cuando era niño, los mayores conversaban en voz baja,
sólo para que yo escuchara a escondidas.
Así me privaron del final para siempre.

Tasos Livaditis

podría suprimirte de mi vida



Podría perfectamente suprimirte de mi vida,
no contestar tus llamadas, no abrirte la puerta de la casa,
no pensarte, no desearte,
no buscarte en ningún lugar común y no volver a verte,
circular por calles por donde sé que no pasas,
eliminar de mi memoria cada instante que hemos compartido,
cada recuerdo de tu recuerdo,
olvidar tu cara hasta ser capaz de no reconocerte,
responder con evasivas cuando me pregunten por ti
y hacer como si no hubieras existido nunca.
Pero te amo.

Darío Jaramillo Agudelo





hay cosas que vuelan



Hay cosas que vuelan,
Pájaros, horas, avispones,
Pero no me importa.
Luego están las cosas que se quedan...

Emily Dickinson







dice Gillespie




Dice Gillespie que la muerte no es lo peor
que no es el dolor la mejor escuela
ni el hambre nos convierte en héroes.
Dice Gillespie
que nos son más fuertes quienes más pueden
que lo son quienes más resisten
quienes de la derrota levantan victorias.
Dice Gillespie
que lo más peligroso no es el peligro
que lo más peligroso es la seguridad
con la que eludimos diariamente el peligro.
Dice Gillespie
que no es un hombre acabado
que es un hombre que está acabando
que nunca el final sustituye al fin,
porque en realidad,
dice Gillespie
que le dijo Parker
que le contó Cortazar
que en lugar de hacer el amor
ya va siendo hora
de que el amor nos haga.

Uberto Stabile



somari de la eternidad




Todo empieza y termina en la eternidad
Pero la eternidad no sabe de nosotros
Sus pobres soñadores.

Gustavo Pereira

a la manera de Szymborska



Llegados a este punto, quizá todo tendría que ser más sencillo,
la palabra “luna” no debería nombrar más
que a la luna
y los ríos deberían seguir hasta su destino
sin inmutarse
por las metáforas.
Quizá la palabra “soledad” no debería
significar otra cosa que la ausencia
de acontecimientos
y la palabra “silencio” podría dejarse
solamente
para hacer callar los ruidos.

Quizá todo debería ser más
simple con la lengua, sin vueltas
ni requiebros, quedarnos sólo
con dos o tres cuestiones
para seguir adelante:
un par de “porqués”, algún “no sé”.
Y después cerrar la puerta
que en este caso,
sólo debería significar
cerrarla.

(Berta Piñán)

para otros la aventura



Para otros la aventura, los viajes, el ancho
del océano, Roma ardiendo y las pirámides,
las selvas indomables, la luz de los desiertos,
los templos y el rostro de la diosa. Para ellos
rascacielos y ciudades, palacios del sueño
contra el tiempo, la sonrisa de Buda, las torres
de Babel, los acueductos, la industria incesante
del hombre y sus afanes.
A mi dejadme la sombra difusa del roble,
la luz de algunos días de otoño, la música callada
de la nieve, su caer incesante en la memoria,
dejadme las cerezas en la boca cuando niña, la voz
de los amigos, la voz del río y esta casa, de algunos libros,
pocos, mi mano dibujando, despacio, la curvatura
perfecta de tu espalda.

 Berta Piñán







mayo 17, 2018

No cedas



No cedas, habrá puerto, no cedas,
ya ha ocurrido el intento de salvarte;
escupido, dormirás en casa
a dos brazadas de lo que eres y te explica.

 Ramón Andrés, del poema “La barca”.




Modestias



Las palabras sencillas como alas de pájaro
no mienten
no adornan las cosas
por timidez.

Los pensamientos que ruedan como peniques
a través de cada reinado,
se reducen a su máxima sencillez
pero perduran.

Las hierbas no deberían crecer,
pero poco a poco
alguno da una flor, aunque
nadie la ve.

 Philip Larkin






La muerte meditada



Has cerrado los ojos,
nace una noche
llena de falsos huecos,
de ruidos muertos
como de corchos
de redes caladas en el agua.

Tus manos se hacen como un soplo
de inviolables lontananzas,
inaferrables como las ideas,

y el equívoco de la luna
y el balancearse, dulcísimos,
si quieres posármelas sobre los ojos,
tocan el alma.

Eres la mujer que pasa
como una hoja
y dejas en los árboles un fuego de otoño.

Giuseppe Ungaretti, “La muerte meditada”, [Canto quinto]



sin noticias de Dios



Sin noticias de Dios.

Samuel Beckket, "Esperando a Godot"


no debo nada a nadie



Sí, merezco una primavera, y no le debo nada a nadie.

Virginia Wolf



mayo 16, 2018

querer y no querer



Querer y no querer, en un mismo gesto,
en una misma vida y en un solo amor,
por descontado,
eterno.
Un tiempo.
Pasaron los inviernos y pasaron los años y era eterno,
te juro que era eterno.
Y quería quererte y quería invierno y otoño y no quererte.
Y volaban mis pájaros y se abrían sus celdas y eran libres,
de libertad verdadera,
cierta.
Ni mis pájaros libres ni yo hemos dejado de quererte y no quererte;
esta primavera y el próximo otoño.
Mis pájaros y yo no nos mudaremos de tu nombre.
Quererte y no quererte,
siempre.

Mara Dres




La lucidez



La lucidez es la herida más próxima al sol.

René Char



(me equivoco)


.
me equivoco si digo árbol
y no acierto ninguna geometría
si digo rombo
y escribo niebla
si pienso garzas
y no sé qué las yergue
y me equivoco
en los rescates
que nunca son
—nadie pacta un depósito de vértigos—
y me equivoco
en la esencia
si no sé qué las yergue
por no haberlo indagado

(quizás una ternura dorada e infinita
su dulce balbuceo)

y me equivoco
pero me avanzo
por si acaso descubro
en otras formas
en otro polen
esa ternura
dorada e infinita
que sostiene a las garzas.

.
Paloma Corrales, (junio 2016)





Archipiélagos



  Al final de esta frase, empezará a llover.
Y al filo de la lluvia, una vela.
Lentamente la vela perderá de vista las islas;
La creencia en los puertos de toda una raza
se perderá entre la niebla.
La guerra de los diez años ha terminado.
El pelo de Helena, una nube gris.
Troya, un foso de ceniza blanca
junto al mar donde llovizna.
La lluvia se tensa como las cuerdas de un arpa.
Un hombre con los ojos nublados la toca con los dedos
y tañe el primer verso de La Odisea.


Derek Walcott, de “Mapa del Nuevo Mundo”



mayo 15, 2018

no hay que dormir



no hay que dormir, no se puede dormir
si debe defenderse algo,
si hay que gritar y luchar
contra el lobo,
contra la llanura del lobo,
contra el fuego de la llanura del lobo,
contra la usura,
contra el oro de la usura,
contra el mordisco en la moneda
de oro de la usura, contra la sequía.

Defender, blandir, sajar
para que algo quede en pie,
que aguante lo gris del clima.
A falta de sol, las borrascas, las trombas,
―yo soy de donde truena―,
ya se sabe qué son los valles,
todo se hace para que quede en pie.
 Y nos vamos.

 Ramón Andrés, del poema “Ya veremos”.



cuanto hagamos




Todo cuanto hagamos antes de morir son actos de soberbia.

Benito Romero, “Horizontes circulares”

Ser quien fui



Ser quien fui para no llegar a ser el que soy ahora.

Raquel Vázquez, “La ocarina del tiempo”

mayo 14, 2018

mutuos



 la comprensión y el perdón mutuos, si hay
un mañana no existe otro camino

Enrique CA






Cuándo se decide, poema inédito de Fernando Gutiérrez



Cuándo se decide
dejar de hurgar en las heridas
no lastimar más la piel

en qué momento el crujido
lo de adentro

cuándo la cicatriz

son posibles tales decisiones?

y si es así
quién las tomará por mi

Fernando Gutiérrez, poema inédito



En la quietud



En la quietud
de las campanas sin fe,

existe este lugar
donde siempre es mediodía.
La palabra se extiende por tu voz,

y vuela en círculos
dejando huérfano
al silencio más oscuro.

Cesa el frio:
el alba alumbra como un grito.

Nicolás Corraliza



Los cantos en el pequeño paraíso




En nuestra capital resplandeciente
donde las calles son
como hilos entrelazados,
si no conoces el camino
sólo preguntas
y nunca te perderás mas,
¿por qué con el amor
aun cuando
conocemos el camino
siempre,
siempre nos perdemos?.

del Kanginshu



de heridas y dolor



Cuanto más grande es la herida, más privado es el dolor.

Isabel Allende



mayo 13, 2018

palabras




Amar, esperar, transformar, soñar...
todo son palabras.

Víctor Juan, “Vademécum”

horizontes circulares




La memoria se halla repleta de casas vacías que abandonamos saliendo
precipitadamente por la ventana.

Benito Romero, “Horizontes circulares”

mayo 12, 2018

cierra los ojos



Cierra los ojos.
Apaga por un momento
los ojos de ver fuera. Cierra
los ojos y recuerda. Luego
ya le pondremos nombre.
Tú, de momento, detén
el torbellino ausente
que nos aísla, que nos separa
en distancias
tan reales como imposibles.
Cierra los ojos.
No temas, el negro tiene matices,
y tu silencio tendrá mi mano
siempre que la busques.
No abras los ojos.

Sé que duermes, las manos muy juntas.

Adela Sainz, “Cartografía del silencio”




nunca




Nunca fue tan hermosa la mentira
como en tu boca, en medio
de pequeñas verdades banales
que eran todo
tu mundo que yo amaba,
mentira desprendida
sin afanes, cayendo
como lluvia
sobre la oscura tierra desolada.
Nunca tan dulce fue la mentirosa
palabra enamorada apenas dicha,
ni tan altos los sueños
ni tan fiero
el fuego esplendoroso que sembrara.
Nunca, tampoco,
tanto dolor se amotinó de golpe,
ni tan herida estuvo la esperanza.

Piedad Bonnett




Sus ojos eran



Sus ojos eran la entrada del templo, para mí, que soy errante, que amo y muero.
Y hubiese cantado hasta hacerme una con la noche, hasta deshacerme desnuda
en la entrada del tiempo.

Alejandra Pizarnik



mayo 11, 2018

A pesar de todo




a pesar de todo
lo que respira y se mueve, dado que la Perdición
(con sus larguísimas manos blancas
que enderezan todas las arrugas)
va a alisar por completo nuestras mentes:

antes de salir de mi habitación
giro sobre mis pasos y (agachándome
para atravesar la mañana) beso
esta almohada, querida
donde nuestras cabezas vivieron y estuvieron.

E. E. Cummings



perdóname




Ha amanecido y yo te amo,
tan fácil como eso,
pero esta sensación del paisaje tan vivo,
de los primeros pájaros, de los primeros claros
y tu ausencia, me está matando.
Tu ausencia tiene el poder del viento,
de las ramas heridas.
Todo canta la melodía del amanecer
y sale de su jaula
pero yo estoy perdido
en una melodía que no despierta nunca.
Lo sé en los ojos que brillan con un mar al fondo,
lo sé en los ojos de los trabajadores que pasan con la última estrella.
Yo no tengo nada, me digo: es viernes,
pero nadie puede escuchar el sentimiento.
Perdóname, como se puede perdonar a un niño,
a un pájaro que no vuela, a un loco.

Salvador Negro, poema inédito





mayo 10, 2018

pequeñas cosas



Si pudiéramos ser conscientes de lo que tenemos, con tanta claridad
 como somos conscientes de lo que nos falta...

Dávi S. C.



hombres de cartón



Sí no abrimos nuestros hogares, incluido el más íntimo,
que es nuestra alma, sólo somos hombres de cartón.


Ermanno Olmi







no importa




No importa avanzar poco si se hace con los ojos cerrados y el corazón bien abierto.

(Suko)




mayo 09, 2018

¿Puedes



¿Puedes aunar tu fuerza y lograr la inocencia
de tal manera que te vuelvas niño?
¿Puedes aclarar tu mirada de tal manera
que aparezca libre de manchas?

Lao Tsé, “Tao Te Ching”


(de un libro que me regalaste)




defender la diferencia




Para que haya relación tiene que haber dos términos y un vínculo,
es decir, tiene que haber “diferencia” y manera de relacionar lo diferente,
como por ejemplo, mediante la palabra. Lo contrario de la relación es
la indiferencia, en dos sentidos. Primero: indiferencia como indistinción;
ninguna relación es posible si todo es igual, si todo es homogéneo. Segundo:
indiferencia como total menosprecio.


 Josep Maria Esquirol, “La resistencia íntima. Ensayo de una filosofía de la proximidad”



en verdad



En verdad, no hay de qué hablar. Yo hablo como un nene cepillándose los dientes:
sin convicción. Puedo hablar de todo con todos. Puedo  hablar de nada con nadie.
Cuando oigo a mis amigos decir «la vida es hermosa» me sucede un gusto a velorio
en el diafragma.

Alejandra Pizarnik

mayo 08, 2018

miedo





Miedo de no poder dormir.
...
...
(...)
...
Miedo de tener que vivir con mi madre durante su vejez, y la mía.
Miedo a la confusión.
Miedo a que este día termine con una nota triste.
Miedo a despertarme y ver que no estás.
Miedo de no amar y miedo de no amar lo suficiente.
Miedo de que lo que amo resulte letal para los que amo.
Miedo a morir sin que estés junto a mí.
Miedo a vivir demasiado.
Miedo.

Eso ya lo dije.

Raymond Carver, “Miedo”

evitarse



Evitarse todo
el tiempo.
No correr el riesgo
de encontrarnos.

Julia Gutiérrez



mayo 07, 2018

Sólo el tiempo




Sólo el tiempo conoce el precio que hemos de pagar.

W. H. Auden

Me gusta



Me gusta la gente con ese átomo de locura que hace que la existencia no sea
monótona, aunque sean personas desgraciadas y estén siempre en las nubes.

 Carmen Laforet, “Nada”

mayo 06, 2018

palabras



Amar, esperar, transformar, soñar...
todo son palabras.

Víctor Juan, “Vademécum “



cuando nuestras manos se separan



Cuando nuestras manos se separan
Hay este frío que muerde
el corazón del corazón
Hay este frío mudo
Que congela todo el cuerpo;

Es un abrigo de nieve muy blanco.
Una carta escrita por un viento de Siberia
Silbando de memoria la ausencia (y
Muy despacio, la lees,
Pequeños sorbos de sal);

Es un desgarro.
Es un agujero que se agranda.
Del lado del alma.

Anne Marguerite Duràs



con las piedras



Con las piedras lanzadas
contra mí
he construido
los muros de mi casa.m

 Anise Koltz



calma



Calma, deja que las cosas pasen,
deja que el viento, el que te quiebra,
sople y te lleve a casa.

Hermann Hesse

un traje abandonado



Un traje abandonado pesa tanto en los hombros
que muchas veces el cielo los agrupa en ásperas manadas.
Y las muertes de parto saben en la última hora que todo rumor
será piedra y toda huella latido.

Federico García Lorca.

no sé si tortuga o tumba



No sé si tortuga o tumba
muerto o vivo, muerto o vivo
no sé si ángel o desastre
muerto o vivo, muerto o vivo
no sé si espíritu u oruga
muerto o vivo, muerto o vivo
no sé si alucinación en lo oscuro
o premio para el desastre
la vida es un mal pensamiento
este poema que aún supura.

Leopoldo María Panero




mayo 03, 2018

todavía no duermo



Todavía no duermo, pero pronto estaré despierto,
Pues lo que sabemos se manifiesta de noche;
La oscuridad muestra lo que la luz oculta.

Hermann Broch, “Tercetos a la noche”




nudos o cómo llegar a la raíz




Intentar deshacer el nudo,
ese que los nervios tensa,
que casi los quiebra,
que contrae y expande los músculos,
dilatándolos;
nudo que atados mantiene,
que exaspera las alma con una desconocida y profunda hambre,
esa de quién lleva días sin probar bocado,
con la sed del que lleva cuarenta días y cuarenta noches por el desierto y nada puede contra los demonios que se dan a encaramarse entre sus piernas,
recorriéndolas a ritmos hormigueantes,
estimulantes,
excitantes,
hasta llegar donde nace el mundo;
nudo que aprieta,
que desespera el cuerpo con angustioso anhelo,
ese de quien grita en silencio,
del que pide,
del que suplica

Ro PRuiz

la luna se renueva





El hombre vive sólo un instante,

la luna se renueva.

¿Qué haríamos para conservar la plenitud de la vida?

La luna se renueva.

El bien y el mal se siguen, confundidos.

Dentro de cien años, ¿quién de nosotros estará?

Es triste ver cómo los ríos huyen.

El presente se escapa, no podemos seguirlo.

La luna se renueva.

No sirven de socorro ni la virtud ni el renombre.

Eran perfectos los sabios de otros tiempos.

Por todas partes se extendía su fama.

¿En dónde están y en dónde se conserva su nombre?

La luna se renueva.

Es difícil establecer el mérito;

En toda empresa grande, es tan común errar…

¿Cómo saberlo, si nada sobrevive?

Lleno de pena el sabio suspira,

sólo puede suspirar profundamente.

 Lu Ki

de puntillas




nace el equilibrio
desoyendo-me
de igual manera que llega
la noche y el silencio
despojado de formas
con los ojos cerrados
obedezco y junto las
manos para guardar un
puñado de estrellas.

Candela Ray

mayo 02, 2018

Poema para cazar un oso de peluche



   Deja las escopetas, las cananas y los machetes de doble filo. A un oso
de peluche no se le caza por la fuerza. Basta encontrarlo y son­reír para
tenerlo. Pero esto es lo difícil: encontrado. Un oso de peluche no suele
dormir solo: lo hace debajo del brazo de una niña, con muñecos y caballos
de cartón en el fondo de una ces­ta de mimbre o con unos ratoncitos blancos
en un baúl que casi nadie abre. Los más tiernos son aquellos a los que se
les ha caí­do el cristal de sus ojos; estos sueñan hacia adentro y a veces se
encienden como si fueran osos de verdad: osos pandas, osos blan­cos, osos
marinos, osos hormigueros, osos colmeneros, osos marsupiales... Son tiernos
pero también son peligrosos: cuando des­piertan estallan silenciosamente
y dejan un germen de locura en mano furtiva de quien se los llevaba. En
ocasiones un oso de peluche afila sus garras en la piel de una mujer que
ya no tiene edad para dormir con osos de peluche. Entonces la mujer se
convierte en un oso de peluche y el oso de peluche desaparece. Intentar
cazar un oso de peluche en cuyo interior acecha una mujer requie­re algo
más que valentía, paciencia y buen sentido para seguir el rastro; requiere
olvidarse de uno mismo.

Jesús Aguado



ayer, en el parque



Ayer, en el parque, mi hija y yo hicimos un experimento: en lugar de contar
los goles que a cada uno le marcaba el otro, tan sólo tendríamos en cuenta
los disparos que cada cual lograse detener como portero. La idea oculta, claro,
era puramente schopenhaueriana: aprender que la felicidad no consiste tanto
en lograr grandes éxitos (al alcance, en realidad, de muy pocos) como en
evitar sonoros fracasos (lo cual puede permitirse casi cualquiera)... asumir
que la dicha, en un entorno agresivo y hostil, también pasa por mantenerse
más o menos incólume.

J. L. Trullo



tengo una espina en el corazón



Tengo una espina en el corazón.
Dicen que es la muerte.
Ven un estanque negro en el fondo de mis ojos. Es opaco a sus miradas.

Es todo silencio y soledad. Ningún
vuelo de pájaro. Mis dedos se pierden
En la hoja. Había una puerta
Y el bosquejo de un canto.

Allí había otro.
Donde el negro no es luto.

A. D./ Anne, “la mujer soledad", extracto

¿sabes



¿Sabes lo que yo quiero en verdad?
Jamás perder la sensibilidad, aunque a veces ella araña el alma.
Porque sin ella no podría sentirme a mí misma.

Clarice Lispector



We loved



We loved with a love that was more than love.

Poe

mayo 01, 2018

tú decides



No decidas por consejos  de quienes no tienen que lidiar con las consecuencias.


Bill Murray


Lo nuestro




Alguien que te espera al final
del camino, pero también
en cada uno de sus puntos

con la constancia de una linea recta
que por un momento olvida su misión
para volver atrás a recoger
algo que se le ha olvidado.

Algo así debe ser lo nuestro.

Ir hacia los que seremos
pero quedándose
en todos los que fuimos

por si acaso
una parte de nosotros
se queda rezagada,
y ya no sabe regresar.

Alfonso Brezmes



del rencor y la ira



Aferrarse a la ira o guardar rencor, es como beber veneno
y esperar que la otra persona muera.

Buda.



hay dos silencios



Hay dos silencios, uno antes de la palabra,
es un querer decir, otro, después de la
palabra, es un saber que no pudo decirse
lo único que valdría la pena haberse dicho.

Octavio Paz


observa con cuidado



Observá con cuidado,
registrá lo que ves.
Fíjate cómo hacés
para que la belleza
resulte necesaria,
y la necesidad resulte bella.

 Laura Wittner



el grito de dolor




El grito de dolor, el hemisferio
duro de la sequedad y la dolida
tierra en que brotaron tambaleantes
los temores, las angustias, las espinas

Mauricio Beuchot



... ocurres



No he logrado sofocar
la desazón que derrama
lo inexplicable de esta espera

Al fin y al cabo ocurres.

Fernando Gutiérrez, poema inédito.

...ya no baila la luz



... Ya no baila la luz en mi sonrisa
ni las estaciones queman palomas en mis ideas
Mis manos se han desnudado
y se han ido donde la muerte
enseña a vivir a los muertos...

Pizarnik

abril 30, 2018

detener la palabra



Detener la palabra
un segundo antes del labio,
un segundo antes de la voracidad compartida,
un segundo antes del corazón del otro,
para que haya por lo menos un pájaro
que puede prescindir de todo nido.

El destino es de aire.
Las brújulas señalan uno solo de sus hilos,
pero la ausencia necesita otros
para que las cosas sean
su destino de aire.

La palabra es el único pájaro
que puede ser igual a su ausencia.

Roberto Juarroz

¿oyes el silencio?



¿Oyes el silencio?
Hubo un tiempo en que las noches eran para dormir. Dormir profundamente, 
soñar y despertar sin temores.

Bergman, “La hora del lobo”



sentirse vivo



Para sentirse vivo hay que pisar una desolación,
algo que ya no tiene nada que decir.

Fabio Morábito



abril 29, 2018

quién pudiese



Quién pudiese aún vivir sin preguntas, sin ataduras, sin temor y sin vergüenza.

Chantal Maillard, “La mujer de pie”




no hagas ruido al entrar



No hagas ruido al entrar,
a veces
la tristeza duerme.

N. G. M.




Paseo de madrugada


                                                                   Dedicado a Ángela Raya

La corrupción del aire entra en tu sueño,

bajas las escaleras y su mopa ardiente, tiemblan tus llaves.

Un árbol da la primera pista de la soledad en que hallarás el mundo,

reluciente y perdido. Debes

dejar de respirar en este movimiento cristalino, al filo de la nada.

Algo te espera y te traspasa.

Observa.

Alejandote un poco de ti mismo hasta entroncar con los silencios poderosos:

la barba de mendigos imantada en neon, un agua baja, un fronda creciente

que despliega su estío en el contorno difuso de los patios,

tan caliente que ciega.

Lo inadvertido es otro pulso de tu herida.

Una mujer te espera al otro lado, meciendo la distancia; envuelves tu deseo

con el murmullo de las hojas oscuras y el calor que palpita.

Tuyo es el óleo de la noche.

Tuya es la potencia de su canto innombrable.

Salvador Negro, publicado en CONVOCATORIA,

 29 de abril de 2014




abril 28, 2018

la amistad




La amistad es como el buen vino,
un lento ejercicio de reposo en barrica
de hechos.
¡ Lástima que la gente tenga tanta prisa
en usar la palabra "amigo" !
Hacer mal vinagre,
cuesta menos tiempo que lograr
un magnífico licor.

Mabel Escribano.



abril 27, 2018

abril 26, 2018

el precio de los días



La oscuridad y el silencio son los precios que pagamos por los días
de luz y palabras.

Víctor Juan



abril 25, 2018

hazte como el agua



Hazte como el agua. Toma lo profundo por fundamento, y por norma y  principio
la austeridad. Sé blando y flexible. Aprende, si es que la vida no te lo ha enseñado
ya, que lo duro se quiebra.

Chuang Tse



cuando extraigas la luz a una sombra



Cuando extraigas la luz a una sombra,
y respires la verdad en la resaca
de la verdad: inevitablemente
como quien viste su delirio a una catástrofe
y se desnuda al proclamarla,
habrás subordinado, en el acto de un trance
no solo hipnótico,
sino profundo y oscuro,
las difíciles premisas con que la realidad
combate tu atardecer inescrutado.
Cuando inhales el polvo y en los pulmones
y en el vasto silencio la nervadura brote
metamorfoseada en el eco
con que la sombra fecunda el ámbito,
entenderás que imbricado en todo aire reposa el tiempo.
Cuando al fin poseas
la misma sombra que en tu cuerpo habita
el vacío del que desea no ser un exiliado,
se extinguirán los relojes. Con cautela
acercarán una sombra el futuro y la montaña;
una sombra que acoja y dignifique
la vida de todos los hombres bajo un único árbol.

Alberto Dávila Vázquez



con o sin él



Ama sin medida, sin límite, sin complejo, sin permiso, sin coraje,
sin consejo, sin duda, sin precio, sin cura, sin nada.
No tengas miedo de amar... verterás lágrimas con amor ó sin él.

 Chavela Vargas



abril 24, 2018

las almas perdidas



Las almas perdidas son tan fieles a ciertos lugares como los fantasmas a
las casas en las que se aparecen.

 Antonio Muñoz Molina, “Un andar solitario entre la gente”.



ausencia




Habré de levantar la vasta vida
que aún ahora es tu espejo:
cada mañana habré de reconstruirla.
Desde que te alejaste,
cuántos lugares se han tornado vanos
y sin sentido, iguales
a luces en el día.
Tardes que fueron nicho de tu imagen,
músicas en que siempre me aguardabas,
palabras de aquel tiempo,
yo tendré que quebrarlas con mis manos.
¿En qué hondonada esconderé mi alma
para que no vea tu ausencia
que como un sol terrible, sin ocaso,
brilla definitiva y despiadada?
Tu ausencia me rodea
como la cuerda a la garganta,
el mar al que se hunde.

J. L. Borges




abril 22, 2018

intenso




A ratos la dejo sola, no abandonada, sola.
Me voy a buscarme la vida, a veces me pierdo en ella.
Lo hago porque ahora es niña
y tiene que aprender que morirá sola
aunque  la rodeen los suyos.
A veces me viene a la memoria la noche que pasó
tumbada  boca abajo en el suelo, a oscuras y en invierno,
mientras  yo dormía abrigada, ausente de su tristeza y su miedo
y me pregunto si ya habrá aprendido la lección.
Cuando te salvo a ti, a mí me salvo.

Begoña Abad

image, ángela raya


el día que



Serás amado el día en que puedas mostrar tu debilidad sin que el otro se
sirva de esto para afirmar su fuerza.

Cesare Pavese



Of all that was done



Of all that was done in the past, you eat the fruit, either rotten or ripe.

De todo lo que se hizo en el pasado, coméis el fruto, bien sea podrido o maduro.

T. S. Eliot, “Choruses from The Rock”



la materia



la materia, a pesar de su aspecto sólido y denso, consta casi por completo de nada

Regis, Ed. “¿Quién ocupó el despacho de Einstein?”



la tristeza



La tristeza es acaso una emboscada
que la muerte nos tiende
hasta quebrarnos

Anamaría Mayol



abril 21, 2018

El silencio real



El silencio real nos hace sentir vergüenza de todo eso que creemos saber, nos
deja huérfanos de certezas, nos lleva más allá de lo conocido y aceptado para
confrontarnos en una conversación sin palabras sobre la incertidumbre de estar
vivo.

Alice White




hay palabras que no decimos



Hay palabras que no decimos y que ponemos sin decirlas en las cosas.
Y las cosas las guardan, y un día nos contestan con ellas...

Roberto Juarroz, “Poesía vertical”, 13



Los objetos



respiran callados.
Se acomodan al olor de nuestra muerte,
y algunos
sobreviven.

Nicolás Corraliza Tejeda, “El estro de los locos”

no se puede



No se puede entrar directamente en las habitaciones más profundas de
la casa. Primero hay que pasar por el vestíbulo.

Enrique C. A.



abril 19, 2018

Sueño de la mariposa





Chuang Tzu soñó que era una mariposa. Al despertar ignoraba si era
Tzu que había soñado que era una mariposa o si era una mariposa y
estaba soñando que era Tzu.
.
.
“Cuentos Breves y extraños” Borges y Adolfo  Bioy Casares



ayer, de camino



Mirando la lejanía volví en mí.

Peter Handke, “Ayer, de camino”



abril 18, 2018

Pasan los años



Pasan los años,
y aunque la vida me acusa de inmovilidad,
también yo he viajado.
Como una partícula de polvo
he revoloteado por la casa y me he prendido a los libros.
Como un insecto he reposado a la orilla de las acequias,
o simplemente he sido una mujer que de tarde en tarde
ha mirado hacia el mar
buscando los barcos olvidados por la neblina
y que vuelven a la memoria.

Lauren Mendinueta, en:
https://alfaro-laciudadsinnombre.blogspot.com.es,
de MJ Romero


El agua se descubre por la sed



El agua se descubre por la sed.
La tierra — por los océanos atravesados.
El éxtasis — por el tormento —
La paz — por las batallas contadas —
El amor, por la huella del recuerdo —
Los pájaros, por la nieve.

Emily Dickinson

abril 17, 2018

Memorizar



Me-mor-izar.
Me-mori-(a)-zar.
Vivir amando la herida.

S. M. M. & M. López



consultar



Consultar: Intentar que otro muestre su apoyo a un determinado proyecto,
una vez la decisión ya ha sido tomada.

Ambrose Bierce

daños colaterales I




“¿Cicatriza el olvido la herida del amor
o tan sólo anestesia su mortal mordedura?
Cuando te dejan los efectos del narcótico
¿qué encuentras a tu lado sino sólo vacío,
el silencio sin vuelta de la nada,
la oscuridad que envuelve los días
del futuro, la soledad que tiene siempre
el nombre de lo incierto?
Tan sólo la memoria cicatriza
el amor y su herida”.

José Infante, “Daños colaterales “, fragmento 1




abril 16, 2018

aprender a vivir



Aprender a vivir con agujeros negros en el corazón.

Víctor Juan , “Vademécum”

detenerme



detenerme, y contar cada sonido
detenerme, y ver cada piedra
detenerme, y dejarme llevar por el viento
detenerme, y no tener que ser alguien

Peter Rosengarden , (11 años)



para que vuelva



Mi cuerpo desnudo se ha vestido de espinas y lágrimas donde antes hubo vida.
Para que vuelva.

(Subo

coleccionando silencios



El doctor Murke tenía un entretenimiento un tanto extraño: coleccionaba
silencios. Su trabajo en una emisora le permitía avanzar en sus propósitos,
aunque con lentitud notable:
«Cuando tengo que cortar trozos de las cintas, donde los oradores han hecho
una pausa
—también suspiros, inspiraciones o silencios absolutos—, no los tiro al cesto
de los papeles; me los guardo (...). Los uno, y me paso la cinta en casa por la
noche. No es mucho; todavía no tengo más que tres minutos, pero es que la
gente calla poco.»

Lo cuenta Heinrich Bóll y no exagera: muchas pausas caben en tres minutos.
.

cuidado con el amor



Cuidado con el amor
(salvo que sea verdadero,
y cada parte tuya, hasta los dedos de los pies, diga sí),
porque te va a envolver como una momia
y nadie va a oírte gritar
y vas a correr sin fin.

Anne Sexton


abril 14, 2018

limitación mental y sentimiento de pertenencia



Schopenhauer no era precisamente un alemán nacionalista.
'La limitación, el absurdo y la maldad humanos se manifiestan de forma
 diferente en cada país, y a eso se le llama el carácter nacional.'

Carácter nacional, provincial, pueblerino...




de la gala de individualidad



La especie más barata del orgullo es el orgullo nacional. Pues
denota en el que adolece de él la falta de cualidades individuales
de las que pudiera estar orgulloso, ya que si no, no se aferraría a
lo que comparte con tantos millones. Quien posee perfecciones
personales relevantes más bien reconocerá con la mayor claridad
los defectos de su propia nación, ya que los tiene constantemente
ante sus ojos. Pero cualquier miserable tonto que no tiene en el mundo
 nada de lo que poder enorgullecerse adopta como último recurso el
sentirse orgulloso de la nación a la que pertenece: con ello se siente
aliviado y, en agradecimiento, está dispuesto a defender con uñas y
dientes todos los defectos y necedades, que son los suyos propios.

Schopenhauer, “De lo que uno representa”



sobre la felicidad



La verdad es que no hay mejor momento para ser felices que ahora.
Si no es ahora, ¿cuándo? Tu vida estará siempre llena de retos. Es
mejor admitirlo y decidir ser felices de todas formas. Una de mis
frases: “Por largo tiempo me parecía que la vida estaba a punto de
comenzar. La vida de verdad. Pero siempre había algún obstáculo
en el camino, algo que resolver primero, algún asunto sin terminar,
tiempo por pasar, una deuda que pagar. Sólo entonces la vida
comenzaría. Hasta que me di cuenta que esos obstáculos eran mi vida”.
Esta perspectiva me ha ayudado a ver que no hay un camino a la felicidad.

Eduardo Galeano,”Sobre la felicidad “



abril 13, 2018

el único éxito



Que te espere alguien en algún sitio es el único sentido de la vida,
y el único éxito.

 Manuel Vilas, “Ordesa”.



Llevo mucho tiempo sin beber



Llevo mucho tiempo sin beber.
En España, la ayuda que recibe un exalcohólico es facilitarle que vuelva
a beber. Yo creo que en España no existe el perdón a los pecados.
De ahí que al final nadie puede salir del alcohol en España, de ahí la
expectación que despierta un exalcohólico español: a ver cuándo cae,
a ver cuándo vuelve a beber.
Dará gusto verlo caer otra vez.
Ya de esta última no se levantará.
Y aplaudiremos. Y diremos: “Se veía venir”.
Ese es el misterio de España por el que se preguntan los historiadores
y se preguntan los escritores inteligentes y se preguntan los intelectuales
honestos: ver caer a la gente, eso nos pone a mil.

 Manuel Vilas, “Ordesa”

(extensible al tabaco y otras drogas)






Un andar solitario entre la gente



Cuanto mayor es la omnipresencia y la fantasmagoría de las irrealidades
digitales más importa lo que tiene una presencia verdadera y única,
 lo
que puede tocarse con las manos.

 Antonio Muñoz Molina, “Un andar solitario entre la gente”






la revolución silenciosa




Se pasaron al bando
de los contestatarios

los que están a gusto

en su casa.

Manolo Marcos



carta de un suicida




El mundo en el que estoy ahora es uno de enfermedades nerviosas,
lúcido y frío. La muerte voluntaria debe darnos paz, si no felicidad.
Ahora que estoy listo, encuentro la naturaleza mas hermosa que nunca,
paradójico como suene. Yo he visto, amado, entendido mas que otros,
en ésto tengo cierto grado de satisfacción, a pesar de todo el dolor que
 hasta aquí he soportado.

Rionosuke Akutagawa

Está la tarde lluviosa



Está la tarde lluviosa. Extraño no sé a quién, o sí.
Why ? Por qué?


Salvador Negro



y dicen que



Y dicen que
llueve por nosotros
y querida la nieve
es nuestra.

Leopoldo María Panero








NADIE SÍ NO ES CON TU NOMBRE

La lluvia de los hallazgos;
las horas frecuentes
en la lejanía de tus manos 
cuando no hay tacto. 
Para esta piel,
-otra piel como destino-.
Debe ser Mayo en la intemperie.

la capacidad de amar



                                    [gracias, me has hecho tan capaz, tan amor...]
                                             

La capacidad de estar solo es la capacidad de amar. Puede parecerte
 paradójico, pero no lo es. Es una verdad existencial: solo aquellas
 personas que son capaces de estar solas son capaces de amar, de
compartir, de ir al centro más profundo de otra persona.

-Osho-




Manual para suicidas, pag. 69




Te envolverá la tibia
sustancia de la muerte y llegarás más de lejos
que la luz y los símbolos.

Salvador Negro, “Manual para suicidas”, Abril 54



Manual para suicidas, pag. 41



Eres el argumento de quien ya te ha olvidado
y te recuerda a su pesar, la borrosa criatura que veneran
los que no saben del suplicio.
Es esta tu mecánica: respirar muy despacio el dolor
hasta que el pensamiento cuaje en una sombra
que puedas atrapar con el silencio,
-luego te sobresalta un nombre y todo está perdido,
crece la escarcha hasta borrar de nuevo de tus ojos
el indicio de la serenidad,
la cima cálida del frío-,
amar sin que note la distancia que corrige los besos,
proferir melodías para que el tiempo adorne
su paso tan absurdo, no poner condiciones al dolor
innecesario que por algún motivo
no se va nunca en demasía.

Salvador Negro, “Manual para suicidas”, revista Abril, n. 57




abril 12, 2018

Vivir sin leer



Vivir sin leer es peligroso, obliga a conformarse con la vida.

Michel Houellebecq

una vez un poema




Todo avanza hacia el final, cuando habremos de enterarnos
del desenlace.
 ...
Lo que se ha experimentado no puede desaparecer como si
nunca hubiera existido.

John Berger, “Y nuestros rostros, mi vida, breves como fotos”





a ti que



has olvidado que llorabas las
tardes de domingo porque el
lunes te  separaba de mí.


ángela





lunes



Pero después de todo, no sabemos
si las cosas no son mejor así,
escasas a propósito... Quizá,
quizá tienen razón los días laborables.

Tú y yo en este lugar, en esta zona
de luz apenas, entre la oficina
y la noche que viene, no sabemos.
O quizá, simplemente, estamos fatigados.

Jaime Gil de Biedma




abril 11, 2018

y, un día



y, un día, tumbarme,
encorvada, debajo de una raíz y reírme
de todas las muertes y sin violencia, extinguirme,
de manera que apenas perciba dónde empiezo
a acabar, y dónde acabo de pertenecer

 Ingeborg Bachmann, “No sé de ningún mundo mejor”

de este mundo y los demás



 el silencio es la tierra negra y fértil, el humus de ser, la melodía
silenciosa bajo la luz del sol. En ella se caen las palabras. Todas
las palabras. Las palabras buenas y las malas.

José Saramago, "de este mundo y de los demás"



abril 10, 2018

La casa es pequeña, de Fernando Gutiérrez



La casa es pequeña

aún así no recuerdo
que tu soledad y la mía coincidieran
ninguna de las dos
quiso arrancar el roto

zurcir las costuras

coincidir o no
dejó de ser cuestión de espacio

Fernando Gutiérrez, poema inédito


estoy al otro lado




Estoy al otro lado de la cuerda.

Mi cuerpo dificulta
tu ascenso por la roca.
Me transformo en el lastre
que frena tus proyectos.
Oscilo en el vacío.
A cada intento tuyo de avanzar,
sin poder evitarlo,
me golpeo, tenaz, contra la piedra.
Si quisiera, podría
cortar este cordón que nos amarra.
Sé que todo sería más sencillo.
Mi equilibrio, tus planes,
van a salir ganando en la ruptura.
También sé que mi peso,
desconozco el cómo o el porqué,
te mantiene aferrada a la existencia.

Inma Pelegrín López



¿Por qué?




Han cambiado muchas cosas
pero yo te amo como el primer día.
Han envejecido los árboles tanto como yo mismo.
La casa echó a perder su rutilante aspecto dorado.
Y el mundo parece hacer emprendido un nuevo viaje
a ninguna parte.
Pero yo asiento mi corazón sobre tu imagen
como si nada hubiera cambiado.
Con la fresca emoción a veces contagiada de lágrimas.
Con la misma tristeza de ser impuro para tu espíritu.
Y con el mismo miedo a no tener nada valioso que ofrecerte.
Sigo pensando que, junto al mar,
eres para mí lo único sagrado.
Y que si no fuera por ti, permanecería encerrado en el viejo desván
de mi pensamiento, la lógica de todos los fracasos.
Seguiría siendo un niño incapaz de traspasar
la quebradiza frontera de la ilusión
y tendría muchas, muchas victorias sin sentido.
Habría comparecido ante mi mismo, un día como hoy,
incapaz de sufrir con esta perfección
que me estremece a mí mismo
solo porque tú estás ahí, aunque no sepa dónde.
(Y ahora tenemos que decirnos a nosotros mismos
que la vida puede continuar, aunque la hayamos recortado
para poder sostenerla como es).
¿En qué camerino te estás pintando los labios en este momento?
¿En que lugar del mundo tus ojos recién pintados
han corrido hacia el ocaso donde ya no puedo encontrarte?
Tú alma me llama, tu alma, como una vieja canción que se adueña de mí,
va recorriendo las galerías de la noche, los últimos comercios,
como si no pudiera resistir mi soledad, y la incendiara.
¿En qué lugar del mundo tu espalda desnuda se refleja en un espejo
donde no miro?
Nunca será tarde, me oyes?
El sonido del viento me ha golpeado como un gigante rocoso.
El hombre que seré no es capaz de encontrarme.
Y todo se reduce a este momento, solo a este momento,
en que te retengo en mi memoria como si de eso dependiese todo.
La casa y el vacío en el que se cimenta.
Los días que llamaran a una alegría que no quiero realmente vivir.
La oscuridad donde todavía puedo sentir que estás tú.

Salvador Negro



tres mujeres




¿Cuánto tiempo podré ser un muro,

protegiendo el viento?

¿Cuánto tiempo podré

mitigar el sol de la sombra de mi mano,

interceptar los rayos azules de una luna

fría?

Las voces de la soledad, las voces del dolor

golpean a mi espalda sin cesar.


Sylvia Plath



abril 09, 2018

aquí me tienes



Aquí me tienes,
en este mar de acero,
alrededor de las cosas que te pronuncian cuando no estás,

con los sueños descompuestos
en el sonido apagado de cualquier sombra de ti.

Y, sin embargo, creces en mi destino.

Lola Crespo, “La muerte sobre un caballo pálido”



abril 08, 2018

¿Te han dicho que es bueno vencer?



¿Te han dicho que es bueno vencer?
Digo, también, que es bueno caer... las batallas se pierden
con el mismo espíritu con que se ganan.

W. Whitman




qué nos hacía realmente felices



recordar

qué nos hacía
realmente
felices

y reformular
priorizar
la necesidad del
corazón

àngela











una cosa a la vez



Una cosa a la vez.
Eso es todo lo que tenemos que hacer. No dos cosas a la vez, sino una cosa hecha en paz.
Una tarea a la vez. Un sentimiento a la vez. Un día a la vez. Un problema a la vez. Un paso a la vez.
Un placer a la vez.
Relájate. Deja ir la urgencia. Empieza calmadamente ahora. Toma una solo cosa a la vez.
¿Ves cómo todo se arregla?
Hoy haré en paz una sola cosa a la vez. Cuando tenga dudas haré primero lo primero.

Melody Beattie


Incluso



Todavía hay tiempo para imaginar cualquier cosa, para creer que
aparecerás en cualquier instante, para incluso creer que me buscas.

 Julio Cortázar.

abril 07, 2018

recuerdo ser un pez y que te amaba



recuerdo ser un pez y que te amaba sin preguntar quién eras,
pasaba junto a ti llenando tu horizonte de burbujas para que
imaginaras las estrellas fugaces de la noche, te iba dejando un
rastro de estelas diminutas y cambiantes, queriendo sin saber
dejar mi huella en la memoria del mar y de los siglos.

Lola López - Cózar



En esta ciudad



En esta ciudad pequeña
la gente sale armada hasta los dientes
a punta de envidia
y pólvora en los ojos.
Van al ataque disparando
por la lengua,
clavando en la espalda
el cuchillo cobarde.
Hay días en que gritan las calles
queriendo empaparte de miedo,
pero yo solo oigo un piano
y me prometo convencida que nunca
mis pasos seguirán sus caminos.
En esta ciudad el tiempo no existe
y solo el aire es fresco y huele a libre.
Después de todo,
¿para qué lo quieren?
si no abren las ventanas por si entran moscas
y yo las abro para que me refresque.
En esta ciudad pequeña
los odios de unos contra otros
corren dispersos por la acera
uniforme, plana, homogénea,
y un pequeño número
de baldosas sueltas
hemos elegido amar.

*

Julia Gutierrez, “Saltaré si hay abismo”

Al final el amor



Al final el amor
es una cuestión de echarse
de menos
y estar siempre,
a veces,
es estar de más.

*

Julia Gutierrez, “Saltaré si hay abismo”



en cualquier momento



En tu interior hay un silencio y un santuario al que puedes retirarte en
cualquier momento y ser tú mismo»

H. Hesse



abril 06, 2018

de lo que hubieras podido ser



Había tanto tiempo perdido en vos, eras de tal manera el molde de lo
que hubieras podido ser.

Julio Cortazar, “Rayuela”



desconfía



Desconfía de aquellos
que no han considerado nunca
el suicidio.

Clara Janés




el amor hace



el amor hace milagros, nos hace
milagros, luego se va y nos hace mudos

Salvador Negro, (comentario en redes)



yo quiero que me ames




Polvo seremos, pero mientras no somos
sino carne difusa, corazón y heridas,
yo quiero que me ames.
Aunque me esté muriendo mientras digo
cada palabra y sólo haya ceniza,
yo quiero que ames.
Por más que nos adviertan del futuro
que ya se terminó mientras lo piensas,
yo quiero que me ames.
Y quiero que me ames, simplemente
aunque nos una un sueño,
y nada sea verdad
cuando me ames.

Salvador Negro



abril 05, 2018

If you fall hard



if you fall hard, I fall harder

K.  Ljubinkovic, from  Shout Out Louds

Cámaras y Azores




A veces por nuestro mal olvidamos. Cerramos los
cerrojos a los ojos,
y dejamos que el bien jugueteé con nuestros miedos
hasta hacerlos cosquillas.
La guerra es la mentira que nos cuentan.


Nicolás Corraliza “a José Couso”




Del sentirse joven



Uno se siente siempre más joven de lo que es. Dentro de mí llevo mis
rostros anteriores, como un árbol lleva los anillos de la edad. Es la suma
de ellos lo que es «yo». El espejo ve solamente mi rostro ulterior, yo
conozco todos mis anteriores.

T. Tranströmer

abril 04, 2018

de la masa



La masa sigue siendo ignara, feroz cada vez que puede, en todo caso
 egoísta y limitada; bien se puede apostar que lo seguirá siendo siempre.

 Marguerite Youcernar, “Memorias de Adriano”



averigua quién eres



Vive y averigua quién eres.

Charles Simic



Es inútil...



Es inútil

no hay cobijo en mi

vacío

inexplicable intemperie.

Fernando Gutiérrez, poema inédito


ahora que lo tienes todo



Le había parecido imposible, o al menos muy lejano, y, ahora que
lo tenía todo, la realidad ya no le satisfacía tanto como la fantasía.

Lauren Weisberger


Venintiún poemas de amor, XVIII



Lluvia en la West Side Highway,
semáforo en rojo en Riverside:
“Cuanto más amo más pienso
que dos personas juntas son un milagro.”
Me estás contando la historia de tu vida
para variar, un temblor quiebra la superficie de tus palabras.
La historia de nuestras vidas se transforma en nuestras vidas.
Ahora estás en fuga por lo que algún poeta
seguro victoriano llamó “el mar salado que separa”.
Ésas son las palabras que me vienen a la mente.
Me siento separada, sí. Como también he sentido el empuje
de la madrugada hacia el amanecer. Algo: ¿una grieta de luz?
Cerca, entre la pena y la rabia, se abre un espacio
donde soy Adrienne sola. Y cada vez más fría.


Adrienne Rich



es también



escribir es también no hablar...
Es callar.... es gritar sin ruido

Margarita Duras 

nunca podrás



Nunca podrás dejar de amar la tierra con la que compartiste el frío.

Vladímir Majakovskij

en cualquier caso



En cualquier caso, amorosamente progresar, amorosamente retroceder.
Con amistad.

Demetrio stratos

Recuerda, cuerpo...



Recuerda, cuerpo, no sólo cuánto se te amó,
no sólo los lechos donde te reclinaste,
mas también aquellos deseos que, por ti,
en miradas brillaron claramente
y en la voz se estremecieron –y que un
obstáculo fortuito los frustró.
Ahora que todo se halla en el pasado,
parece casi que a los deseos
aquellos te hubieras entregado; cómo brillaban,
recuerda, en los ojos que te miraban;
cómo en la voz por ti se estremecían, recuerda, cuerpo.

C. P. Cavafis



abril 03, 2018

De la valentía



Se es valiente cuando, sabiendo que ha perdido ya antes de empezar,
empieza a pesar de todo y sigue hasta el final pase lo que pase.
Se vence raras veces, pero alguna vez vence.

Harper Lee,  "Matar al ruiseñor"



abril 02, 2018

de la verdad



No encontrarás la verdad si no estás dispuesto a aceptar
lo que no esperabas.

Heráclito




marzo 29, 2018

de vencedores y amar



El amor de los vencedores es un dudoso amor.

Christian Bobin, “La Dama Blanca”

Veintiún poemas de amor




Al dormir, nos giramos como los planetas
que rotan en su campo de medianoche:
un roce es suficiente para hacernos saber
que no estamos solas en el universo, ni siquiera dormidas:
fantasmas soñadoras de dos mundos
que recorren sus pueblos fantasma y a punto están de hablarse.
Me despertaron tus palabras entre dientes,
pronunciadas hace años luz u oscuridad
como si las hubiera pronunciado mi propia voz.
Pero tenemos voces diferentes, incluso dormidas,
y nuestros cuerpos, tan parecidos, son sin embargo tan diferentes,
y el pasado que retumba en el torrente sanguíneo de cada una
carga con idiomas diferentes, sentidos diferentes:
aunque en cualquier crónica del mundo que compartimos
se podría escribir con un sentido nuevo
que éramos dos amantes del mismo género,
que éramos dos mujeres de la misma generación.

Adrienne Rich



marzo 28, 2018

del tiempo y los sentimientos



El tiempo discurre, pero los sentimientos
permanecen. La cuerpos transitan y se 
van, pero la esencia siempre está. Los 
amigos para siempre, son para siempre, 
aunque desencarnen. Quedan inscritos 
en nuestras células. 


R. A. C.