Volando entre paredes

Volando entre paredes

25 sept. 2018

y luego



(...)
Y luego fui al olvido.

(Pero siempre lo supe:

que nada amaba tanto
y no habría camino más largo
que el de quererte a solas.)

Elsa López



las cosas más simples



Las mejores cosas de la vida son las más cercanas:  la luz en tus ojos,
las flores a tus pies, el sendero del bien delante de ti. Entonces no tratas
de agarrar las estrellas,  estás ocupado en las cosas simples de la vida.
Las tareas cotidianas y el pan de cada día son las cosas más dulces de
la vida.

Robert Louis Stevenson



quietud y transparencia



Aprender el arte de la inmovilidad en la agitación del torbellino,
aprender a quedarse quieto y a ser transparente como esa luz fija
en medio de los ramajes frenéticos, puede llegar a ser un programa
de vida...

Octavio Paz



24 sept. 2018

El tiempo



El tiempo que crees haber perdido es, sin embargo, el más esencial.

Ramón Andrés, “Puntos de fuga”



supo que era su destino



La besó en la mejilla lo más cerca posible de la boca, deseando
permanecer a su lado eternamente, para preservarla de las sombras.
Olía a yerbas y tenía la piel fría. Supo que amarla era su destino
inexorable...

Isabel Allende






de profundis



Ama a aquel cuya alma es profunda
aún en la herida ...

F.Nietzche



23 sept. 2018

Recuerda



Recuerda...
hasta que no firmes la paz
no podrás ganar la guerra.

Jupán



Existenciales



           (Aforismos del mediodia)

Lo que se ve no es todo lo visible.
*
El amor es una enfermedad común.
*
No quiere la muerte supervivientes.
*
Dormir es entregar el cuerpo a los sueños.
*
Donde no hay amor hay trabajo.
*
El que olvida quien fue, huye de algo.
*
La virtud es un vicio incontestable.
*
La inocencia es muda y evidente.
*
A cierta distancia, el fuego enamora.
*
Dios existe si tú quieres.
*
La enormidad del instante. Ese el milagro.
*
Amar: ser todo en los otros.

Nicolás Corraliza



la realidad y su dolor



La sociedad y los medios de comunicación social no preparan para el
sufrimiento o la vivencia de lo espiritual: acentúan el valor del éxito,
la eterna juventud y el poder mal entendido. La imagen de la persona
doliente o sufriente no es propugnada ni valorada por nuestra cultura
hedonista, periférica y exitista. Por ello, cuando alguien se enfrenta de
repente con la realidad ineludible de un dolor físico, moral, psicológico
o espiritual, se sacuden los cimientos de su seguridad.

Teresa del Pilar Ríos




Una noche



Una noche, la mas feliz de mi vida, se durmió tu cabeza en mi hombro, y
era tan intima mi dulzura, que mi respiración se hizo una música para acunarte.

Teresa Wilms Montt



La sonrisa



Creo que fue la sonrisa,
la sonrisa fue quien abrió la puerta.
Era una sonrisa con mucha luz
allá dentro, apetecía
entrar en ella, quitarse la ropa, quedarse
desnudo dentro de aquella sonrisa.
Correr, navegar, morir en aquella sonrisa.

Eugénio de Andrade



o tan sólo el amor



Soy un niño
en medio de un poema, nada más.
[...]
Esperando a que llegue otra vez
el improbable tiempo de la magia,
el aprecio habitable
o tan sólo el amor.
       
Ben Clark, “La policía celeste”


Funeraria de guardia




Y nadie suena, o quema, o hiela, o llama/en esta noche/en la que/
como en casi todas/soy poeta de guardia)

(Gloria Fuertes)


 Por si se ahorca un perro en algún arrabal de la luna,
 por si se cae un niño de su balancín de oro
 y al despertarse es ya la tristeza oficial que le inculcan,
 porque la noche no abre ningún reino del reposo
 sino el viático febril de los desesperados,
 permanezco en vela para contar las pastillas del suicida,
 componer responsos, elegías al minuto,
 cerrar párpados de par en par o encolar tablones de ataúdes,
 enterrador con caché, tanatopráctico diplomado
 o simple funcionario que bosteza mientras anota el registro
 de las vidas que nutren el fondo de los desperdicios,
 llámame, estoy en la inminencia de la morgue
 a un paso de los borrachos que dejan siluetas de tiza en los cartones,
 y  el lecho donde brota el semen del odio,
 aquí cada noche, como un centinela turbio,
 a pie de cicatriz y flor de alba herida,
 guardando tu flaqueza mientras duermes
 y  tu miedo humilla manifiestamente la vida para pactar
 el decreto ingobernable de derrota
 que alienta en el naufragio de otro día.

Rafael Escobar Vázquez


21 sept. 2018

Ha venido septiembre



Ha venido septiembre,
septiembre:
pocas cosas tan ciertas como esta indefensión ante la
                                                                      vida;
como esa luz que a su debido tiempo cumplirá su
                                                        promesa.

Diego Vaya, ´El libro del viento



20 sept. 2018

Los extremos



Pintar un autorretrato sin apenas luz nos devolvería a lo más íntimo
del comienzo, al visitante a tientas que somos.
_____

La rama más alta, la cima, lo que jamás se alcanza: la humildad.

——-

Tengámonos en cuenta, pero no seamos el único argumento. Lo contrario
es un acto desesperado –y fallido- por salirse del lenguaje.

——

Todo cuanto decimos hay que ponerlo en cuarentena. Los antiguos hablaban
poco, señalaba Confucio. Los discípulos de Pitágoras permanecían años en
silencio; sólo escuchaban: eran los “acusmáticos”. Sócrates callaba durante
dos o tres días mientras trabajaba junto a sus compañeros. En medio de la
algazara de los banquetes, Zenón de Citio no decía palabra. Nuestros antepasados
sabían que el tiempo vuelve fútil aquello que creíamos grave, y sensato lo que
pensábamos vago.

 Ramón Andrés, “Los extremos. (2011)”.




a su debido tiempo



Me dijeron:
-O te subes al carro
o tendrás que empujarlo.

Ni me subí ni lo empujé.
Me senté en la cuneta
y alrededor de mí,
a su debido tiempo,
brotaron amapolas.

Gloria Fuertes



quién merece la pena



No obligues a nadie a quedarse, mejor oblígalos a irse;
quien insista en quedarse es quien merece la pena.

G. García Márquez



19 sept. 2018

los animales eran los guardianes del mundo



Los primeros nómadas eran conscientes de ser una minoría,
y de que los animales eran más numerosos. No habían nacido
en un planeta, sino en plena vida animal. No eran guardianes
de los animales: los animales eran los guardianes del mundo...

John Berger.

a medida que vamos dejando de ser



Agradecemos más ser queridos
a medida que vamos dejando de ser.

El tiempo no se ve, de acuerdo
pero son estremecedoras sus fotos.

…Lástima que tantas cosas hayan concluido.
Siendo, lo peor, sin embargo,
que tantas y tantas no puedan volver.
La enfermedad, la muerte son mil gatos.
Mil gatos atacando.

…Moriremos sin saber.
Y no volver a ver a alguien querido
es insufrible.
Por eso es tan hermoso
poder decir: “volveré”.

 Vicente Verdú, del poemario “La muerte, el amor y la menta”



Nadie es como otro



Nadie es como otro. Ni mejor ni peor. Es otro. Y si dos están de
acuerdo es por un malentendido.

J. P. Sartre