Volando entre paredes

Volando entre paredes

25 jul. 2020

LA CULPA

 ​

Si hubiera encontrado la parte de verdad
que corresponde al entusiasmo,
el que subyace en la queja como espada
colmada de herrumbre y con niños abrazados a su furia. 
Si cuando menos tuviera para ti un momento
de virtud, eclipsada por la abulia tal vez, 
y cuerpos premiosos que ofrecen
su deseo y se arrojan las inmensas toallas
 y lagartos muy tiernos.

Presumiblemente el tiempo nos remitiría
papeles donde desprestigiar el embuste, es decir,
este abandonado ámbito en que yaces desde la renuncia
o los árboles secos, esta melodía del adiós que arranca
y termina de una sola dentellada del tigre que más amas. 
Casi todo ha sido proferido en tu descrédito.
Y en cambio a tu rostro hoy le abandonan
las sendas del otoño y los lugares saturados de espíritus,
tan magníficos en su connivencia para recordar
tiempos mejores, tan dados a retrasar el porvenir,
o de nada se ha enterado el hombre ceñudo.

No comprendes que el final, el verdadero
final, es un paisaje arrancado de tus ojos,
un niño que te mira y se parece a tu niño, un barco 
que en la Ría cumple con su oficio de perseverar 
en lo grotesco de la noche.
La culpa la tuvo el chachachá, sin duda.

Quiero pensar que tú lo sabías, por lo menos 
esta agitación que producen
el arrepentimiento y la malaria y las mujeres
pretenciosas, pues si no estaría dispuesto a dimitir
de mi privilegiado mirador, mejor me callo,
tú me conoces.

Luis Miguel Rabanal, “Que llueva siempre”,  Rayo azul. Huerga y Fierro, 2020.


24 jul. 2020

en paz

… luchaba no por su vida, sino por morirse, para alcanzar por fin la muerte: era un enfrentamiento entre la tenacidad ciega de la carne, que quería vivir a toda costa, y el agotamiento del espíritu, que ya solo quiere dejar de sufrir y morir en paz. 

Rafael Reig 

 📷 V.Chochola



21 jul. 2020

what we do not say

Necesitamos al menos un amigo que entienda 
lo que no decimos.

 Dra. SunWolf

We need at least one friend who understands what 
we do not say.

19 jul. 2020

Para habitar


Para habitar mis muertes
llevo tu alba encogida en las manos

en forma de silencio

con todo lo que cabe dentro

Fer Gutiérrez, "Todos los febreros cada dieciocho", 
La Garúa poesía, 2020.


TERRITORIO INDECISO

                                                  Musina y Mikaela duermen

A su vez las muchachas han regresado deprisa
a esa alucinación que la realidad convierte en monsergas
que serán tarde o temprano bocas reiteradas
y cuerpos extendidos en el bazar
de otros cuerpos extendidos sobre el desgaste, cuerpos
que desconocen el sudor de quienes han conquistado
la niebla y lo gritan así y asumen su derrota,
ay señor.

Cada cual que apresure su cadera y lacere
con sumo ensimismamiento la vida.

A los pequeños de entonces les ha nacido una máscara
apenas perceptible en el centro mismo de su mundo,
sólo por nombrarla ya pierden sus manos,
sólo si la piensan se cruzan con el hombre cuya expresión
aparenta tener varios cientos de frases escritas
como arrugas o cactus.

Es el hombre perfecto, el que les hace retratos jugando
al balón, mordiendo una pera o una uña, ahogándose
en el río como se ahogan los niños tan tontos.
Cada cual se atenga, a su propio delito.

Y la cara de aquel que no duda en ceñirse al vientre
de la diosa que da saltos como horas contadas
se aplica en toser.

Contra todo pronóstico les falta herirse entre ellos,
ay madre.

Luis Miguel Rabanal, "Que llueva siempre",
Rayo Azul, Huerga y Fierro Editores, Madrid 2020











de la confusión

Recuerdo que Juan Marsé contó que, haber confundido el éxito con la felicidad fue,
en un pasado ya remoto, un error suyo.

Vila Matas


9 jul. 2020

faltar es formar parte

—Miras un paisaje que te gusta y…
—Lo sé, lo sé —la interrumpo yo ahora, necesito adelantarme—, 
no sólo ves a las personas que hay en él, 
sino el hueco de quien esperarías encontrar y no está.
 Pero ¿qué quieres decir con eso, que todo está por todos lados?
—No —responde—. Digo que faltar es formar parte.

Belén Gopegui, “ El comité de la noche”


6 jul. 2020

de corregir

Como si no tuviéramos futuro, nos empeñamos 
en borrar los hechos del pasado. El pasado no se destruye, 
pero sí hay que corregir los desvaríos del presente.

Nélida Piñón


5 jul. 2020

Monólogo del río

Sólo si me disgrego entre las cosas
y logro recordarlas sin desearlo
me volveré hacia ti.

Christian Anwandter

Eso

Eso de lo que estás tan orgulloso, la imagen 
que tienes de ti mismo, eso es lo que te perderá.

Menandro de Atenas (342-291 aC)

 

compadecerse

Si eliminamos las diferencias (mentales) entre 
nosotros y, también, las emociones que nos 
fuerzan a tomar partido; será posible considerar, 
desde esa ecuanimidad, un padecimiento conjunto, 
es decir: compadecerse, comprender el padecer de todos.

Ch. Maillard 


2 jul. 2020

corregir-se

[...] todo lo que nos incita a sobrevalorarnos 
nos pone siempre por debajo de lo que somos. 
[...] Es más difícil corregir que educar.

Voltaire